Falso: Las vacunas y la prueba del imán

Curiosidades 10/06/2021 Por ultimas24.com
10 06_15 iman vacunas

Desde abril último, circulan diversos posteos de imanes u otros objetos que se adhieren a la piel de personas que dicen haber recibido la vacuna contra la COVID-19.

Estas vacunas no poseen metales magnéticos o bien una cantidad de material suficiente para hacer lo que se indica en los videos. 

En redes sociales circulan diversos posteos en los que se muestra cómo un supuesto imán se adhiere a la piel de las personas que dicen haber recibido la vacuna contra el coronavirus.

Esto ocurriría, según las publicaciones, porque estas vacunas contienen metales o materiales magnéticos que atraen un imán. Esto es falso.

Cuál es la explicación o qué se sabe sobre las vacunas y la prueba del imán también es una de las preguntas más frecuentes entre los comentarios de los lectores de Chequeado.

¿Qué contenido falso circula sobre las vacunas y la prueba del imán? ¿Por qué se trata de una desinformación? ¿Cuáles son las cuentas que viralizan estos posteos? En esta nota te contamos cuál es la ruta de estos contenidos virales destinados a desinformar.

¿Por qué hay materiales que se adhieren a la zona del brazo donde se aplicó la vacuna?

Las vacunas contra el nuevo coronavirus no poseen metales magnéticos o bien una cantidad de material suficiente para hacer lo que se indica en los videos. Sin embargo, es verdad que ciertos objetos -incluso lo que no están magnetizados- pueden quedar pegados a nuestro cuerpo.

Fabricio Ballarini, doctor en Ciencias Biológicas por la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires, explicó en su cuenta oficial de Instagram por qué hay materiales que se adhieren a la zona del brazo donde se colocó la inyección. Esto se debe a lo que se conoce como “tensión superficial” y, además, por la fricción entre el elemento y el brazo.

Se llama tensión superficial a “la superficie del agua que se comporta como si estuviera cubierta por una membrana muy delgada”. La tensión superficial es como la piel del agua y es tan fuerte que puede sostener objetos como un clip o una aguja.

“Los objetos -no solo los objetos imantados- pueden pegarse a nosotros porque existe una propiedad que se llama ‘tensión superficial’. El agua que hay entre los objetos y nuestro dedo genera una especie de ‘pegatina’”, señala Ballarini en el siguiente video de Instagram donde, además, muestra cómo se le pegan a la mano migas de pan y una cucharita de plástico.

Del mismo modo, la cadena inglesa BBC explicó que lo que hace que un imán (o una moneda) se peguen a la piel son los aceites de esta y la tensión superficial.

Es decir, esa “pegatina”, esa “piel del agua” es la que permite que ciertos materiales se queden adheridos a la zona del brazo donde se aplicó la inyección.

¿Qué contenido falso circula sobre las vacunas y la prueba del imán?

Circulan en redes sociales videos que muestran cómo un imán se adhiere a la piel en lugares donde supuestamente fue aplicada la vacuna contra la COVID-19 y las publicaciones sostienen que esto demuestra que las vacunas tienen “metales pesados” y “chips rastreadores”.

En uno de los videos una supuesta médica muestra cómo el imán se adhiere a la piel de una supuesta paciente, a la que llama “Mabel”, en el lugar en que esta persona habría recibido la punción y en WhatsApp se indica, junto con el video, que “son metales pesados que vienen en las vacunas”.

“Acá también hay otras zonas, che, donde hubiera…, pero bueno, el lugar que se vacunó es este y acá sí se pega el imán” (sic), explica la supuesta médica en el video.

En YouTube, el texto de una publicación que contiene el mismo video -con más de 6 mil reproducciones- señala que la vacuna utilizada fue la Sputnik V, desarrollada por el Instituto Gamaleya, de la Federación Rusa, aunque en el video la voz de la mujer no hace mención a ello.

En otro video, que parece ser en el mismo consultorio y con la misma supuesta médica, aunque en este caso con una paciente llamada “Patri”, se señala que la vacuna inoculada fue la desarrollada por el laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

“Justo tenía un imán acá en el consultorio y estoy haciendo la prueba de que el imán sí se pega donde ella recibió la vacuna. Si yo lo pongo en otro lugar, el imán se cae”, apunta la supuesta especialista.

Una nota del sitio “Tierra Pura” y otro de los videos que circula con la supuesta voz del médico genetista Luis Marcelo Martínez -miembro del grupo “Médicos por la Verdad” y respecto de quien Chequeado ya ha verificado diversas desinformaciones- señalan que las vacunas “emiten algún tipo de radiación electromagnética”, que son un “dispositivo rastreador” y que contienen “nanobots”.

Además, circula otro video de la médica Chinda Brandolino -referente de “Médicos por la Verdad” y de quien también Chequeado ya ha verificado varias desinformaciones- que asegura que las vacunas contra el coronavirus contienen una “solución metálica” que magnetiza la zona en la que se recibe la inyección.

Por último, otros 2 contenidos virales que circulan con esta desinformación en Facebook. Primero, una imagen que señala que “muchas personas quedan magnetizadas después de la vacuna contra el coronavirus” y que la prueba del imán sirve como ejemplo. Segundo, un video que señala que “la vacuna de Pfizer enciende el Bluetooth del celular y el celular se pega (atracción magnética)”.

Por qué son falsos estos contenidos

Las vacunas contra el nuevo coronavirus no poseen metales magnéticos o bien una cantidad de material suficiente para hacer lo que se indica en los videos.

Así lo demuestra la composición de las vacunas de AstraZeneca, Sputnik V, Sinopharm y Pfizer -aunque esta última no está disponible en el país-, de las aprobadas en la Argentina, y de Moderna y Johnson & Johnson, aprobadas en otros países.

En algunos casos sí tienen componentes como el hidróxido de aluminio en forma de gel -como en el caso de AstraZeneca-, pero esta sustancia se usa desde hace décadas en las vacunas y es completamente inocua, explicó a Chequeado Eloísa Arana, doctora en Bioquímica y Biología Molecular del Conicet.

“Esos adyuvantes [N. de la R.: sustancias que se añaden a una vacuna para potenciar o dirigir la respuesta inmunológica] contienen a esos metales en formas químicas completamente inocuas y en una cantidad insignificante comparado con lo que tiene el atún de lata, por ejemplo. Está completamente probado que no tiene ninguna consecuencia y se usan desde hace décadas en las vacunas que les damos a los bebés”, agregó la especialista.

En la misma línea, el físico Jordi Sort, quien lidera el Grupo de Materiales Inteligentes de Nanoingeniería, Nanomecánica y Nanomagnetismo de la Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados (ICREA), en España, aclaró a Newtral -un sitio de fact-checking español que forma parte de la red International Fact-Checking Network (IFCN), de la que también es parte Chequeado– que, para crear el efecto que se observa en los videos, “se necesitaría un implante debajo de la piel con una cantidad suficiente de material ‘magnético’ para que atrajera un imán”. Y las vacunas no llevan tal implante.

Cuáles son las cuentas que viralizan posteos con estas frases falsas

Dos videos que circulan con esta desinformación pertenecen -como se dijo- a integrantes de Médicos por la Verdad (Luis Marcelo Martínez y Chinda Brandolino).

En su página web, se describen como un grupo de “médicos y profesionales que investigan la verdad sobre los acontecimientos que desencadenaron la denominada pandemia global del SARS-CoV-2”.

El grupo argentino se lanzó oficialmente el 25 de julio último y durante esta pandemia se volvieron conocidos por la difusión de videos virales repletos de afirmaciones falsas, engañosas y sin sustento científico. Chequeado desmintió varias declaraciones de sus integrantes.

Además, el sitio “Tierra Pura” también aparece como uno de los desinformantes. No es la primera vez que este medio verifica el contenido de este sitio que se define en su página web como “información sin censura”.

Este chequeo es parte de la iniciativa Third Party Fact-checker de Facebook en la Argentina. En los casos de fotos y videos trabajamos con imágenes trucadas o sacadas de contexto y siempre analizamos en conjunto las imágenes junto con el texto con el que fueron presentadas.