Coronavirus: Preocupación por un caso de “hongo negro” en Uruguay

General 27/05/2021 Por ultimas24.com
27 05_1 hongo negro

En un caso de Uruguay se detectó la enfermedad del “hongo negro”, también conocida como mucormicosis.

Esta situación prendió las alertas en el país debido a que en la India comenzó a asociársela como una afección asociada al coronavirus.

La noticia se dio a conocer gracias al infectólogo Henry Albornoz, quien informó que estaba atendiendo a un hombre menor de 50 años que tenía diabetes.

Sin embargo, a los pocos días de haber contraído el virus comenzó a presentar signos de necrosis, es decir, muerte del tejido en el área de las mucosas. Tras realizarle pruebas se confirmó que se había infectado de el “hongo negro”. 

Igualmente, el nombre no se da debido al color del hongo sino justamente a que produce la muerte del tejido en la piel.

Dicha afección comenzó a cobrar relevancia ya que tuvo una fuerte presencia en la India, que ya tuvo más de 26 millones de positivos.

Entre todos ellos, en alrededor de 9 mil casos se detectó la presencia de mucormicosis. 

Por el momento no se conoce que este caso detectado en Uruguay sea el único del municipio.

De todos modos, el infectólogo Albornoz sostuvo que sirve para concientizar acerca del deterioro que produce el coronavirus en el sistema inmune. “El Covid-19 puede dejar terreno fértil para otras infecciones“, comentó.

Si bien esta enfermedad es rara, usualmente en pacientes con diabetes, aquellos inmunodeprimidos o que transitaron leucemia o trasplante de médula ósea.

De esta manera, el virus intenta encontrar alguna lesión en los tejidos y, cuando lo hace, comienza a matarlo.

¿Cuáles son los síntomas?

Los pacientes que padecen la infección por estos hongos suelen tener síntomas de congestión y sangrado nasal, hinchazón y dolor en el ojo, párpados caídos, visión borrosa y, posteriormente, pérdida de la misma. También se pueden presentar manchas negras de piel alrededor de la nariz.

Resaltan la importancia de la detección temprana, ya que, según afirman, "la mayoría de los pacientes llegan tarde, cuando ya están perdiendo la visión", y tienen que retirar quirúrgicamente el ojo para evitar que la infección llegue al cerebro.