Pillqu: Varados en La Pampa

Actualidad 11/01/2021 Por ultimas24.com
11 01_3 prendete al viaje

Bajo el nombre Pillqu, palabra mapuche que significa «amante de la libertad», una familia de Rafaela, Santa Fe, busca unir los dos extremos del continente americano: Ushuaia y Alaska.

Los cinco integrantes, Gustavo, Tati, Brian, Candela y Emiliano, junto a sus dos perritos Milo y Renzo, comenzaron la aventura familiar el 21 de diciembre.

Luego de haber partido de Rafaela para Córdoba y conocer algunas localidades serranas, decidieron ingresar a La Pampa para recorrer. Primero descansaron dos días en Realicó y continuaron para Santa Rosa, pero lamentablemente su casa rodante se detuvo a 30 kilómetros de la capital por una falla mecánica.

Gustavo contó a LA ARENA que en el momento de desperfecto "venía controlando" los principales indicadores del Mercedes Benz 316 en la zona de lomas de la ruta Nacional 35. "Venía prestando atención a cosas que amigos camioneros me habían dicho, el cuenta vueltas, en cuarta, a 60, 2.500 vueltas, temperatura normal".

Sin embargo, el motor dijo basta y esto provocó que la familia Ledesma quede en la ruta por dos días. "Antes de ayer quedamos tirados a la tarde, hablamos con una grúa pero no pudo auxiliarnos, después conseguimos otro chico que nos traía sin costo, y preferimos hacerlo", relató Gustavo.

Gran ayuda

En la banquina, sin señal y sin batería, afortunadamente un trabajador rural, llamado Néstor, los acercó hasta Santa Rosa para contactar a mecánicos que se encarguen de las primeras observaciones del motor. Una vez cargados los teléfonos, contaron en sus redes sociales lo ocurrido en la ruta pampeana.

Sus familiares, amigos y viajeros que los siguen en sus redes comenzaron a compartir la noticia. Esto provocó que el mensaje llegara a un grupo de viajeros santarroseños, "Amor Nómade2, "Los sueños se cumplen" y "Buscando la vuelta", que se organizaron para remolcar el colectivo hasta el ingreso norte de la ciudad.

Ya todos más tranquilos, contactaron a un mecánico que observó que el motor "tiene un pistón trabado y la varilla doblada. El lunes lo van a mirar para ver si no se raspó la camisa, y recién ahí me van a dar un diagnóstico más profundo", explicó Gustavo.

En ese sentido, señaló que antes de partir cambiaron el aceite y los filtros, pero al parecer uno de los inyectores falló. A la vez, Tati lamentó que "si llega ser algo muy grave lo del motor y demasiado caro, no sabemos lo que vamos a hacer, quizás suspender el viaje, o no".

Nueva vida

Esta aventura familiar inició cuando decidieron vender su auto, muebles, y sobre todo, las herramientas de la panadería, su antiguo oficio. "Éramos panaderos, cansados de la rutina, tengo 48 años, hace 20 era panadero», recordó Gustavo. A su vez, Tati agregó que «dormíamos tres o cuatro horas por día".

En la búsqueda del vehículo perfecto para modificar, encontraron que un obispado de Rafaela vendía su colectivo. En ese momento no dudaron en publicar las herramientas de trabajo de la panadería y comprar por $ 100.000 pesos el ómnibus. "Se vendió todo, auto, herramientas, muebles, para salir en abril, pero nos agarró la cuarentena y se postergó hasta ahora", detalló Gustavo.

No hay un rumbo

Actualmente, la familia Ledesma subsiste por las artesanías que realizan en ruta. "Vendemos artesanías de macramé, cuadritos, marroquinería y alfajores de maicena", explicaron.

En tono de broma, Tati relató que la marroquinería se encuentra detenida por un problema "técnico", ya que en medio del viaje realizaron un cambio brusco de dirección ante una división de camino.

Así como describe Tati su "desperfecto técnico", el viaje no tiene una ruta predestinada, solo buscan unir Ushuaia y Alaska conociendo lugar por lugar. "No hay un rumbo, no hay un tiempo, es una decisión de vivir en movimiento, la idea es Argentina-Alaska pero no hay ningún apuro por llegar", remarcó Gustavo. Además, agregó que prefieren escuchar las recomendaciones de lugareños y no guiarse por completo por un mapa o GPS.

Por último, todos los integrantes de la aventura denominada "Prendete al viaje", invitaron a que se acerquen por curiosidad o para colaborar con alguna artesanía al motorhome, que por el momento se encuentra enfrente al ingreso del aeropuerto santarroseño.

Además, invitaron a que los sigan en sus redes sociales "Prendete al viaje" en Facebook e Instagram para contactarlos y acompañarlos en el viaje.

Queremos conocer toda La Pampa

La familia rafaelina, al ingresar a La Pampa, decidió detenerse en Realicó para poder descansar. En sus primeros minutos en la localidad norteña pampeana, se sorprendieron por la amabilidad con la que fueron bienvenidos.

"Estábamos asombrados por cómo nos recibió la gente de La Pampa, fue increíble", señaló Gustavo. Durante su descanso, detallaron que algunos se acercaron a comprar sus artesanías, como también a investigar de qué se trataba la aventura sobre ruedas, lo que provocó que se quedaran dos noches.

"Queremos conocer toda La Pampa", expresó Gustavo con entusiasmo. En ese sentido, señaló que lamentaron no poder conocer el Parque Temático de la Prehistoria de Eduardo Castex, porque se encontraba cerrado.

Antes de sufrir la falla mecánica del motor, pensaban visitar Santa Rosa para luego llegar a la Reserva Natural de Parque Luro. "Nos dijeron que estaba cerrado porque hace poco pasó una tormenta", explicó el conductor del colectivo, y agregó "espero que esté abierto para conocerlo".

Por último, afirmó que tienen intención de visitar La Adela para seguir con el viaje hacia el sur argentino. Asimismo, aclaró que no tienen problemas en recibir recomendaciones de localidades pampeanas.