“Dólar frutía”: la desopilante cotización que ideó un vendedor ambulante de frutillas

Guillermo es un vendedor ambulante de frutillas cordobés que pensó una original campaña de marketing: inventar una nueva variante de dólar. A cuánto vende cada cajita y por qué decidió realizar la llamativa movida.
E4S2BDJDAFCFRLVPQJZ2QB62OA
“Dólar frutía”: la desopilante cotización que ideó un vendedor ambulante de frutillas

La escalada del dólar no da tregua. La cotización informal de la moneda estadounidense tocó un máximo de $350 para luego moderar el alza y cerrar en $338 este viernes.

El billete que se negocia en el mercado paralelo rompió todos los récords históricos y, hasta el momento, creció un 42% en lo que va de julio. Dicho porcentaje implica una suba de 100 pesos en los primeros 22 días del mes.

Ante un panorama cambiario incierto y preocupante, un vendedor ambulante de Córdoba le sacó una sonrisa a muchos transeúntes al inventar una nueva variante de la divisa extranjera: el “dólar frutía”.


23 07 22_4 helicoptero accidenteCayo un helicóptero en Don Torcuato con 5 personas a bordo

Identificado como Guillermo, el joven se ubicó en la intersección de la avenida La Cordillera y Spilimbergo, donde desplegó varias cajas repletas de frutillas.

Con el objetivo de llamar la atención de quienes pasaban por allí, decidió apostar por una curiosa y divertida estrategia de marketing que consiste en pasar el precio de sus productos a dólares.

“Vendo la cajita de frutillas a 400 pesos y dos por 600, y a veces a la gente le impactaban esos costos. Y bueno, para venderles yo les empecé a decir ‘si usted se pone a ver 600 pesos son dos dólares. Es poco, pero a la gente le impacta, explicó en diálogo con El Doce TV.

Al ser consultado sobre un eventual aumento de la cotización blue, Guillermo aseguró que mantendrá los mismos precios para no espantar a la clientela. “Vamos a seguir vendiendo la bandejita a 300 cosa que salga”, se anticipó.

Acerca de la simpática iniciativa, el entrevistado explicó que lo hizo para “que la gente tome conciencia de que ya nuestra plata no vale nada y llamar un poco la atención”.

En relación a su trabajo, el comerciante callejero demostró ser muy versátil. “De acuerdo a la temporada vendemos cubanitos, sino vendemos frutillas. Ya más para el lado de noviembre-diciembre vendemos cerezas”, remarcó.

Sobre el final de la entrevista televisiva, Guillermo sostuvo que “ya que no hay laburo y está complicada la mano para conseguir algo mejor sale y se vende en la calle esto”.

Te puede interesar

Te puede interesar