Los diez billetes más insólitos de la historia argentina

El billete del millón, el de "San Martín joven", el que tiene un diablo escondido, el que pide matar a unitarios, algunos de ellos
5e15fde3e2c64
Los diez billetes más insólitos de la historia argentina

Eco 365 - En momentos en los que la inflación carcome día a día el ingreso de los argentinos, el Gobierno nacional rechazó la posibilidad de emitir billetes de mayor denominación y optó por renovar los ya vigentes, cambiando los animales por figuras históricas.

Entre otras cosas, la medida provocó que haya cuatro diseños diferentes para el de $100, que cuando salió equivalía a u$s100 y hoy representa menos de u$s1.

Pero visto a la distancia, tan sólo se trata de una anécdota más de una historia de billetes plagada de situaciones insólitas.


empanadasdecarneTradicionales empanadas de carne, cortada a cuchillo y masa hojaldre casera, para el 25 de Mayo

 A continuación, algunas de las más destacadas

El billete de George Washington: cansadas de las falsificaciones, en 1827 se encargaron billetes al American Bank Note Co. De Nueva York, especialistas en la confección de estos papeles, que diseñó dibujos muy difíciles de imitar, como los rostros de George Washington, Simón Bolívar, Benjamin Franklin y otras personalidades de América.

Fue así como circularon billetes de 1 peso, de 10, de 20 y de 50 con los rostros, uno en cada extremo.


El peso de las Islas Malvinas: fue un pagaré emitido en las Islas Malvinas durante el mandato de Luis Vernet entre 1828 y enero de 1833, año en que la isla fue invadida por el Reino Unido. Vernet, quien fue nombrado Comandante Político-Militar de las islas por parte de las entonces Provincias Unidas del Río de la Plata, pagaba a los trabajadores asalariados en las islas en estos pagarés. La moneda solamente tenía validez en las islas.


Billete federal: durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas (13/4/1835 - 3/2/1852) se emitieron billetes que se caracterizaban por incluir la leyenda: "Viva la Confederación Argentina... Mueran los Salvajes Unitarios". Además, el de un peso moneda corriente tenía la particularidad de ser cuadrado.


Efigie del progreso: en 1897 se renovó toda la moneda circulante de la época para sacar las personalidades políticas.

Se decidió hacer un diseño exclusivo, llamado "Efigie del Progreso", donde aparece una mujer sentada, que sostiene una antorcha encendida y apoya su brazo sobre una versión del Escudo Nacional.

Estos billetes originalmente fueron creados de gran tamaño e impresos en la Casa de Moneda, usando papel de origen francés.

Debido a su tamaño y a que el papel no resultó de buena calidad, comenzaron a deteriorarse rápidamente. Por lo que se suspendió la impresión y se eligió un nuevo proveedor.

Los nuevos billetes -de menor tamaño- comenzaron a emitirse en 1903, utilizando como método de impresión el sistema de tipografía.


Billete de un millón de pesos: el peso ley, que entró en circulación como tal en 1970, sufrió una época de altísima inflación, sobre todo a partir de 1975.

En 1981 se llegó al extremo de emitir un billete de $1.000.000.

En 1983 se reemplazó por una nueva unidad: el Peso Argentino que tenía una equivalencia de 10.000 pesos ley por 1 peso argentino.


Un diablo escondido: el billete de 5 pesos con la figura del General Manuel Belgrano en su anverso y emitido en la década de 1970 tenía grabada la imagen del demonio entre sus medidas de seguridad.

A decir verdad se trataba de la Tarja de Potosí, un valioso objeto de oro y plata que fue obsequiado a Belgrano por las damas potosinas el 4 de julio de 1813.


Billete de “San Martín joven”: para los coleccionistas se trata de un verdadero tesoro por el que han pagado más de $200 mil.

Se trata de un papel de 500 pesos moneda nacional con la figura del General San Martín en su etapa de juventud y lleva las firmas de Pedro Eduardo Real y Julio Emilio Alizón García, que fue titular del Banco Central entre 1955 y 1956.

Sólo hubo una tirada de 31 mil billetes con la firma de ambos.


Billetes previos a la creación del Banco Central: Antes del Banco Central, el organismo responsable de la emisión de billetes y monedas era la Caja de Conversión, una institución financiera creada en 1890, mediante la Ley 2.241.

En 1895 esta caja emitió los primeros billetes Peso Moneda Nacional a nombre de “La Nación Argentina”. Se han llegado a pagar u$s1300 por un billete de la Caja de Conversión de $1000.


Billete viejo con el sello de australes: en 1985 se empezaron a emitir billetes viejos con el sello de los australes, la nueva moneda adoptada por el entonces Gobierno de Raúl Alfonsín.

El verdadero valor era el que decía el pequeño sello, y ya no el papel.


Menem trucho: fue el nombre popular que recibió una serie de billetes de valor nulo con el rostro del entonces Presidente de la República Argentina, Carlos Saúl Menem, y frases proselitistas que se distribuyeron por medio de promotoras callejeras y unidades básicas a mediados de la década de 1990 en la Argentina.

Formó parte del llamado cotillón menemista junto con una moneda conmemorativa por el cumpleaños número 66 del susodicho mandatario.

Las leyendas Un Valor que estabilizó el país y Diez años de estabilidad aludían al éxito inicial del Plan de Convertibilidad.

Su diseño imitaba al del Peso argentino y fueron impresos por Ciccone Calcográfica, la misma empresa encargada de la fabricación del papel moneda oficial, y muy recordada por el escándalo judicial que la tuvo como centro de la escena junto al ex vicepresidente, Amado Boudou.

A pesar de la falsedad del billete, hubo quienes lo utilizaron para pagar sus compras en países limítrofes como Bolivia y Paraguay aprovechando su parecido con los billetes de curso legal.

Te puede interesar

Te puede interesar